‘Restoring your past’. Así restauró Grant Kemp una foto de 1900 de una ESGRIMISTA FEMENINA.

Sensacional trabajo el que han hecho en este sitio de FOTOGRAFÍA ANTIGUA. Grant Kemp colorea una foto de una esgrimista hecha en torno al año 1900, con un resultado realmente espectacular.

El sito: RESTORING YOUR PAST (pinchar para ir al sitio FBK) facebook.com/restoringyourpast  

(*) El artículo original en inglés, abajo de todo.

Esto es lo que Grant Kemp yRestoring your past’ nos cuentan sobre esta fotografía:

Tomada hace más de 120 años, esta joven victoriana ha escogido un deporte que hasta finales de 1800 había sido predominantemente masculino. Muchos hombres pertenecían a exclusivos clubes de esgrima en Londres, donde no cabían las mujeres. 

Con el Príncipe de Gales y un maestro francés de esgrima se intentaba poner de moda la esgrima entre las féminas.  
Baptiste Bertrand abrió una sala de armas en 1856 y fundó una dinastía de maestros de esgrima que continuó con su hijo Félix y su nieto León, y fue Bertrand quien fue fundamental para alentar a las mujeres a practicar la esgrima.

Tras el éxito de Baptiste Bertrand en la enseñanza de las tres hijas del Príncipe de Gales, la esgrima para las mujeres comenzó a ser popular.
Eduardo VII tuvo tres hijas, todas nacidas entre 1867 y 1869: Louise (Louise Victoria Alexandra Dagmar), Victoria (Victoria Alexandra Olga Mary) y Maud (Maud Charlotte Mary Victoria). Debe haber sido todo un desafío para Bertrand tener no una, sino tres mujeres miembros de la familia real británica en su aula.

Moda
Los trajes de esgrima para mujer no estaban tan estrictamente regulados, ya que practicaban únicamente para el ejercicio, sin tener competiciones formales hasta 1912.
En un artículo de 1902 en la revista Lady’s Realm se describe el atuendo de mujer en el London Ladies Fencing Club:«El uniforme del club consiste en una falda corta de alpaca negra forrada de seda y con el abrigo de esgrima de lino blanco y con botones de latón reglamentario. Las faldas se cortan un poco, después de la moda de la falda de ciclismo, y la mayoría de los miembros llevan zapatos blancos o negros. Las medias son de seda o lana: la manguera de seda es claramente recomendable por la delicadeza y el acabado. Un guante blanco con un guante negro o escarlata se observa sobre la mano derecha».

La moda influyó en las damas de clase alta de Nueva York que hacían esgrima. Se vestían con lujosos trajes elegantes de blusas de seda diseñadas por sastres selectos para causar interés entre los periódicos de la sociedad, que podrían publicar bocetos de los trajes. Los colores y estilos serían de una amplia variedad.

Un artículo de Harper’s Bazaar en 1900 nos informa de eso «Mucha libertad se observa en los trajes de las mujeres que hacen esgrima. Mientras que la mayoría usa chaquetas de lino acolchadas, muchas usan camisas entalladas de cualquier color o material para adaptarse a su gusto. Los cinturas «fussy», sin embargo, son tabú y cualquier mujer sensata reconocerá a la vez la objeción – el juicio al espíritu del maestro de esgrima, que debe estar continuamente esquivando con su florete para evitar engancharlo en encajes, volantes o lazos.»

Los clubes franceses de esgrima comenzaron a ofrecer clases especializadas para mujeres después de la Primera Guerra Mundial para atraer a más clientes y mantener sus puertas abiertas. Si no fuera por las mujeres, muchas de esas históricas escuelas de esgrima podrían haber desaparecido, gracias a estas apasionadas esgrimistas. 

De la clase, al club, a la competición:
Las mujeres floretistas compitieron por primera vez en los Juegos Olímpicos de 1924, en París. Las (llamadas) «armas avanzadas», ESPADA y SABLE consideradas inadecuadas o inapropiadas para las mujeres, no fueron incluidas en el programa olímpico hasta finales del siglo XX. Las primeras competiciones femeninas de ESPADA, se introdujeron por primera vez en los Juegos Olímpicos de 1996 (Atlanta) y el SABLE femenino en los Juegos Olímpicos de 2000 (Sídney).

Os enseñé mi versión coloreada -como dice Grant Kemp- de una imagen en blanco y negro de un gran negativo en vidrio producido alrededor de 1898, pero la fotografía original intacta sería esta otra:

Existen algunas otras fotografías de época con cierta similitud a esta. En concreto, esta es «Una de las chicas de esgrima de Anna Held». Como podéis ver son muy parecidas.

Toda la info sobre esta foto anterior en este enlace

La esgrimista, por Jean Beraud.
Esta esgrimista es de Blanche Mercredy por James Arthur

Sobre estas fotos anteriores, son traídas de este enlace en el que podréis saber mucho más sobre ellas. Pincha aquí.

—-)————————

(*) El artículo en el inglés original:

Taken over 120 years ago, this young Victorian woman has taken up a sport that had until the very late 1800’s been a predominantly male preserve. Many men belonged to exclusive fencing clubs in London, but most probably joined more because it was considered the proper thing to do than from any strong desire to fence. It took the Prince of Wales, and a French fencing master to make the sport a fashionable feminine pursuit.

Baptiste Bertrand opened a salle d’armes (A hall or room used for fencing) in 1856 and founded a dynasty of fencing masters that continued with his son Felix and grandson Leon, and it was Bertrand who was instrumental in encouraging women to fence.

Following Baptiste Bertrand’s success in teaching the three daughters of the Prince of Wales, fencing for women started to become popular.

Edward VII had three daughters, all born between 1867, and 1869: Louise (Louise Victoria Alexandra Dagmar), Victoria (Victoria Alexandra Olga Mary), and Maud (Maud Charlotte Mary Victoria). It must have been quite a challenge for Bertrand to have not one, but three female members of the British Royal family in his classroom.

Fashion
Women’s fencing outfits were not as strictly regulated since they practiced solely for exercise, not having formal competitions until 1912.

In a 1902 article in Lady’s Realm magazine the women’s outfit at the London Ladies Fencing Club is described ….
“The club uniform consists of a short silk lined black alpaca skirt with the regulation brass-buttoned white linen fencing coat. The skirts are cut somewhat after the fashion of the cycling skirt, and most of the members wear black or white shoes. The stockings are either of silk or wool: the silken hose is distinctly to be recommended for daintiness and finish. A white glove with a black or scarlet gauntlet is drawn over the right hand.”

Fashion influenced the New York upper class ladies who fenced. They would dress in lavish elegant outfits of silk blouses designed by select tailors to cause interest among the society newspapers, who might publish sketches of the outfits. The colors and styles would be of a wide variety.

An article from Harper’s Bazaar in 1900 informs us that “Much latitude is observed in the costumes of the women who fence. While the majority wear padded linen jackets, many wear shirt-waists of any color or material to suit their taste. “Fussy” waists, however, are tabooed, and any sensible woman will recognize at once the objection – the trial to the spirit of the fencing teacher, who must be continually dodging about with his foil to avoid catching it in flowing lace or ruffles or bows.”

French women’s fencing clubs began offering specialty women’s classes after WWI to attract more customers and keep their doors open. If it weren’t for women, many of those historic fencing schools might have gone out were it not for passionate women fencers!

From Classroom, to Club, to Competition
Women’s foil was first competed at the Olympics in 1924 in Paris. The (so called) ‘advanced weapons’, Épée and Sabre deemed unsuitable or inappropriate for women, were not included in the Olympic program until late in the 20th century. Women’s Épée events were first introduced in 1996 (Atlanta) Olympics and Women’s Sabre events in 2000 (Sydney).

This is my colourised version of a black, and white image from a large glass negative produced around 1898, but I have posted the original untouched photograph at the top of the comments. 

Publicado en Curiosidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *