Mi experiencia en Novi Sad

Soy Teresa Delgado y he pedido que en nuestra Web se pudieran publicar mis impresiones de lo que acabo de vivir. Ante todo ha sido una semana inolvidable.

Llegamos el martes a Novi Sad, y lo primero que hicimos después de llegar al hotel fue pasar control de armas, ya que al día siguiente inaugurábamos la competición las chicas de espada. Cenamos y nos fuimos pronto a la cama, para estar bien descansadas al día siguiente.

Nos levantamos a las seis de la mañana, desayunamos y nos fuimos al polideportivo. La competición empezaba a las ocho, así que calentamos pronto y nos pusimos rápidamente a tirar. Momentos después se nos llamó a las poules y todo empezó. Mis resultados en la poule fueron de dos asaltos ganados y tres perdidos, lo que me daba el pase a la directa de 128. Me enfrenté con una israelita con la que perdí 15-10 y allí se acabó mi primera parte del campeonato.

Realmente, esta competición es totalmente diferente a cualquier competición nacional. Allí la gente tiene otro tipo de mentalidad y a la hora de tirar se puede apreciar notablemente.

Al día siguiente, tiraban los chicos. Nosotras nos levantamos un poco más tarde (necesitábamos descansar), y fuimos a animarles, con la mala suerte de que nuestro compañero Christian fue eliminado tras un asalto en el que el árbitro no estuvo muy acertado.

La alegría la dio Pau Roselló, con su gran actuación tras proclamarse Campeón de Europa.

Los dos días siguientes los aprovechamos para entrenar, descansar y visitar la ciudad. Sólo nos quedaba el sábado, en el que las chicas tirábamos por equipos.

No tuvimos mucha suerte en el primer cruce, pues nos tocaba Ucrania. Aun sabiendo que era un equipo superior al nuestro, entramos a la pista a por todas. Estuvimos gran parte del asalto con solo cuatro puntos por debajo, pero la experiencia se impuso finalmente al terminar con el resultado de 45-30.

Y aquí terminaba todo. Una experiencia que me ha servido, sobre todo, para aprender muchísimas cosas nuevas y también para corregir errores.

Ahora solo me queda agradecer a la Federación de Esgrima de Castilla y León y al Valladolid Club de Esgrima el apoyo económico que me han dado para que puediera ir a este campeonato. No quisiera olvidarme tampoco de mis compañeros del club que no han cesado de animarme y también a Moncho, que ha hecho un gran esfuerzo para estar conmigo en Serbia.

Publicado en Noticias.

3 Comentarios

  1. Nuestra Teresa comienza a «enseñar los dientes» en competiciones internacionales… Y además de con la espada ya hace pinitos como cronista. Un saludo también para el sufrido-sufridor Moncho.

  2. Enhorabuena a Teresa por el esfuerzo, por su actitud siempre dispuesta a aprender, por su compañerismo en las penas y en las alegrías. Que Dios la bendiga siempre a ella y a su familia y amigos que siempre la apoyamos
    Consuelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.